La mejor práctica es la no-práctica