Paciencia – la fortaleza del debil